غير مصنف

Benedicta Sánchez se corona como la abuela de España al ganar el Goya a los 84 años

[ad_1]

“¡Ayúndeme, ayúdenme!” será la frase icónica de los XXXIV premios Goya gracias al discurso más espontáneo y tierno que hemos visto en mucho tiempo: el de Benedicta Sánchez. Esta gallega de 84 años emocionó a media España al ganar el Goya a Mejor Actriz Revelación por su primer y único trabajo en el cine en Lo que arde, de Oliver Laxe, lo que demuestra que nunca es tarde para empezar, así como tampoco para hacer historia.

La ceremonia de los Goya siempre nos deja momentos espontáneos para la posteridad y este año no hemos tenido que esperar mucho para vivir el primero durante la retransmisión de la gala. La gran noche del cine español ha dado comienzo de la forma más enternecedora posible con el primer galardón que fue para Benedicta Sánchez. Anna Castillo y Eva Llorach le entregaron el reconocimiento, dejándola sin palabras. Literalmente.

De esta manera, la debutante de San Fiz de Paradela nacida en 1935, se convería por una hora en la actriz de mayor edad en ganar un cabezón, título que hasta ahora pertenecía a Rafaela Aparicio, que lo ganó a los 83 años en 1989 por El mar y el tiempo. Un récord que perdió poco después con la victoria de Julieta Serrano, nominada por tercera vez en su vida por Dolor y gloria, al premio a Mejor Actriz de Reparto a los 87 años. 

Benedicta Sanchez, Goya a Mejor Actriz Revelacion por “Lo que arde” (G3online; Daniel Gonzalez; GTRES)

A su edad, Sánchez creía que no le quedaban sorpresas por vivir, pero esta noche ha comprobado que no es así siendo la protagonista de su propio hito. La actriz ha subido al escenario para pronunciar un discurso en el que ha dedicado su triunfo a su Galicia natal, enterneciendo con unas palabras dedicadas a sus nietos: “no se olviden de la yaya”. La tierna mujer ha comenzado su intervención afirmando que esta es “una sorpresa muy grande en mi larga existencia”, pasando a continuación a agradecer a sus padres por traerla al mundo, a su hija por llevarla al casting de la película y “a Laxe y su equipo por su maravilloso trato”.

Benedicta se ha encontrado sin palabras a mitad de discurso, exclamando espontánea: “Yo qué se… bueno… ¡Ayúdenme! ¡Ayúdenme! Díganme cosas para que yo sepa decirlas, si no, me quedo enmudecida”, y tras añadir una dedicatoria en gallego, la actriz Anna Castillo le ha echado un capote diciéndole que “es suficiente”. Benedicta, aliviada por no tener que alargar más su discurso, ha dejado caer un adorable “¿No es menester? ¿Me puedo ir ya?” Y ha concluido su discurso con un efusivo “GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS”

En ese momento, Benedicta se convirtió en la abuela de toda España. Pero hay más, en un ejemplo a seguir también. Tras bajar del escenario, las cámaras de RTVE se toparon con ella, confesando sentir “pena” porque “son cuatro y no le gusta competir, me gusta colaborar”. ¡Qué bonita!

Y, como era de esperar, los espectadores enseguida llevaron su emoción a las redes.



[ad_2]

Source link

Related Articles

Leave a Reply

Back to top button
Close