غير مصنف

¿Qué tiene la temporada de premios contra Robert De Niro? Los Oscar también pasan por alto su trabajo en ‘El irlandés’

[ad_1]

Hay quien llamó a El irlandés una obra maestra, pero ninguna de las ceremonias de premios más destacadas se percató de su protagonista. Ni los BAFTA, ni el Sindicato de Actores, ni los Globos de Oro, y ahora tampoco los Oscar. Mientras la película, el director y sus actores secundarios Joe Pesci y Al Pacino han sido reconocidos por la Academia como parte de las diez nominaciones conseguidas por la cinta de Netflix, Robert De Niro volvió a ser descartado. Otro Oscar que se pierde.

© 2019 Netlfix US, LLC. All rights reserved.

La cinta producida por Netflix empata con diez nominaciones con Jojo Rabbit, Mujercitas y Érase una vez en… Hollywood, y solo por detrás de Joker con once. Un logro que llega para cerrar unos meses gloriosos para Martin Scorsese, tras ver a su película siendo alabada por la crítica de manera unánime –incluidos nosotros– gracias a ser un eslabón más en la historia del cine que ha ido armando con cada una de sus películas. El filme gánster parte como una de las favoritas, pero ¿por qué el nombre de Robert De Niro ha sido tan olvidado?

¿Quiénes han tenido el privilegio de ser nominados a mejor actor en la categoría dramática? Pues Leonardo DiCaprio (Érase una vez en… Hollywood), Adam Driver (Historia de un matrimonio), Joaquin Phoenix (Joker), Antonio Banderas (Dolor y Gloria) y Jonathan Pryce (Los dos Papas). Entonces, ¿se olvidaron de Robert? ¿Merecía no estar nominado, pero sí Joe Pesci y Al Pacino cuando los tres apoyan al unísono la actuación de cada uno?

Veamos. Lo cierto es que Pacino y Pesci son la sal y la pimienta que condimentan la interpretación de Robert De Niro como el sicario Frank Sheeran, y es cierto también que los dos destacan por conseguir un peso inmensurable en cada escena gracias al talento, cuando su función es la de personaje secundario. Por momentos son tan brillantes que se roban el protagonismo y hacen sombra a De Niro. Es verdad, los dos merecen estar nominados y Joe Pesci merece ganarlo. Pero esa es otra categoría.

¿Qué habrá pasado entonces por la mente de los votantes de la Academia, y otros galardones, para nominar a todos los elementos importantes del filme pero descartar a De Niro? Básicamente no era el año de Bob. La cantidad de candidatos seguramente pusieron difícil la elección y, al final, la mayoría se decantó por las apuestas más jóvenes, siendo Jonathan Pryce el único veterano que logró colarse en los premios.

Adam Driver y Joaquin Phoenix tenían sus nominaciones aseguradas y parten como grandes favoritos. El primero por su desgarradora interpretación en el drama sobre la transición del amor de Noah Baumbach, y el segundo por transformarse en el camaleón por excelencia de Hollywood como el Payaso del Crimen más realista y perturbado del cine. Lo de Jonathan Pryce también es comprensible. A sus 72 años se deja la piel como el Papa Francisco en la película de Netflix y su talento brilla tanto que incluso consigue opacar la presencia de Anthony Hopkins como el Papa Benedicto. Transmite humanidad y ternura, aun cuando pretende hablar en español. Y por supuesto, Antonio Banderas tenía que estar nominado. Su actuación en Dolor y gloria ha sido de las más aplaudidas por la temporada de premios y obviarlo hubiera sido un sacrilegio. Ahora bien. No hay dudas que, para muchos fans de El Irlandés, Leonardo DiCaprio podría ser el usurpador del lugar de Robert De Niro. Si comparamos el peso que carga cada uno con sus (muy diferentes) historias, el actor veterano gana la partida.

Sin embargo, De Niro lleva el peso de la trama con un personaje que nunca termina de traspasar la pantalla. Son las actuaciones de sus compañeros las que aportan dramatismo y cierta humanidad en ese mundo criminal mientras Bob es el transmisor de una historia en donde él se mantiene neutro. Y en ese detalle radica que su interpretación sea maravillosa. Pero lo de Leo es otro cantar. La estrella de Érase una vez en… Hollywood perderá protagonismo cada vez que Brad Pitt aparece en pantalla, pero la forma en que carga con un personaje roto manteniendo el tono tragicómico es magistral.

Y es probalemente por ello que De Niro no ha logrado entrar en las categorías a mejor actor. No porque no lo merezca, sino porque la competencia tenía historias que ayudaban a poner a sus personajes en primera plana. Merecido lo tenía por crear un personaje apático, distante y crítico a lo largo de tres horas y media de metraje, pero también por apoyarse en Pesci y Pacino como buen actor protagonista que pone su talento a merced de la historia. Es cierto que sin ellos no tendría el mismo peso, pero es en la colaboración de los tres que sus actuaciones brillan.

© 2019 Netlfix US, LLC. All rights reserved.

De todos modos, De Niro sí está nominado aunque no lo parezca. La nominación a mejor película también recae en él al ser productor del filme. Sin embargo, la labor triunfal y definitiva en este caso es el lente de Scorsese para convertir cada gesto y escena en un capítulo más de la trama.

Es aún más curioso que no lo hayan nominado cuando tenemos en cuenta la relación que existe entre el actor y estos premios tan enfocados en el glamur y la nostalgia. Ganó su primera estatuilla por El Padrino II a mejor actor secundario en 1975, y tras dos nominaciones a mejor actor por Taxi Driver y El cazador, lo ganó por Toro Salvaje en 1981. Fue su última estatuilla dorada.

Más historias que te pueden interesar:

[ad_2]

Source link

Related Articles

Leave a Reply

Back to top button
Close