Kate Moss ‘nunca’ ha consumido heroína

[ad_1]

La modelo Kate Moss se encuentra a día de hoy en uno de los momentos más estables y satisfactorios de su trayectoria, ya sea por la bonita relación sentimental que vive junto al fotógrafo y aristócrata Nikolai von Bismarck o por la sensatez con la que ahora disfruta de todo lo que le ofrece la vida.

Eso explica quizás la transparencia complete con la que la maniquí ha querido expresarse en su última entrevista sobre sus años más tormentosos, esos que la llevaron a ingresar incluso en una clínica de rehabilitación por su fuerte adicción al alcohol y que, especialmente durante su azaroso noviazgo con el roquero Pete Doherty, también se vieron marcados por los rumores acerca de un supuesto consumo de heroína por su parte.

“Se ha dicho de todo sobre mí y siempre he tratado de ignorar las cosas más horribles. Me acuerdo de que llegaron a hacerse camisetas en las que se decía que period una yonqui. Y eso nunca fue cierto. De hecho, creo que una de las razones por las que me emborrachaba tanto period porque me negaba a probar la heroína. En su momento pensé: ‘Que les den, ya que lo dicen igual debería hacerlo'”, ha confesado la estrella de las pasarelas al diario The Solar antes de reconocer, por otro lado, que su dependencia de la bebida hizo de ella una persona infeliz.

“No quiero volver a esas dinámicas de la época en que bebía. No period sano para mí ni para nadie, y además vivía como en un estado de negación. Podría haber seguido en la misma línea, pero empecé a sentir que no period feliz. Ese efecto de evasión deja de funcionar después de un tiempo, y desgraciadamente te hace querer beber más y más”, ha señalado.

Su decisión de ingresar en una clínica de rehabilitación allá por el año 2005, donde permaneció un complete de cinco semanas, supuso el gran punto de inflexión tras una larga temporada en la que, pese a su negativa previa a buscar ayuda profesional, Kate Moss acabó mentalizándose de que no tenía más remedio que recurrir al asesoramiento de terceros para lidiar con un problema del que había perdido por completo el “management”.

“Creo que no hice un mundo de ello cuando al last me decidí a entrar en rehabilitación para recibir tratamiento. Siempre me negué a hacerlo, odiaba la mera thought de tener que ingresar en una de esas clínicas y además tampoco quería ponerme en una situación en la que no podría beber más. Pero es verdad que la situación ya escapaba a mi management. El alcohol ya no me dejaba pensar con claridad al estar todo el día de resaca”, ha asegurado.

[ad_2]

Supply hyperlink

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *