Halle Berry hizo vida regular durante cinco semanas con las costillas rotas

[ad_1]

La actriz Halle Berry ya había conseguido ganarse el respeto y la admiración de todo el equipo de la tercera entrega de John Wick, titulada ‘Parabellum’, gracias a la determinación con la que afrontó el entrenamiento cuerpo a cuerpo y con armas de fuego al que se sometió a lo largo de seis meses para preparar sus escenas de acción de cara al rodaje.

Sin embargo, el esfuerzo que realizó a nivel físico resulta aún más impresionante si se tiene en cuenta que durante todo ese tiempo estaba seriamente lesionada.

“Tuve las costillas rotas probablemente unas cincos semanas sin darme cuenta de lo que me estaba pasando. Supongo que estaba tratando de hacerme la dura, como todos los demás… y de repente un día colapsé y me quedé tirada en el suelo sin poder ni respira”, ha explicado a su paso por el programa ‘As we speak Present’.

La oscarizada intérprete no solo consiguió mantener el ritmo de trabajo, sino que también hizo vida ‘regular’ sin saber que necesitaba atención médica urgente y, en ese sentido, cabe destacar que de su papel de madre de una pre-adolescente de 11 años y un niño de cinco se desprenden no pocas obligaciones que ella siguió afrontando como una superheroína.

A día de hoy sus retoños son la prioridad absoluta de la celebridad, que trata de educarles lo más aislados posibles de toda la fanfarria que acompaña a una infancia en Hollywood.

“Me esfuerzo mucho para proteger su privacidad. Quiero que tengan su propia vida y que sea solo suya, y también es un asunto de seguridad. No quiero que sus rostros estén por todo web, porque no me parece lo correcto. Ya llegarán a ese punto más pronto que tarde cuando crezcan, pero serán ellos quienes decidan cuándo ha llegado el momento”, ha explicado.

[ad_2]

Supply hyperlink

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *