El bonito gesto del príncipe Guillermo con unos admiradores de su madre


Como cada primero de julio, centenares de personas han recordado a Diana de Gales celebrando pequeños homenajes o dejando flores y otros obsequios en los lugares que tuvieron un significado especial para ella en vida.

Un pequeño grupo de seis admiradores de Woman Di se dieron cita este lunes -en el que habría sido su 58 cumpleaños- frente al palacio de Kensington, su residencia oficial hasta su trágica muerte en 1997, para organizar una pequeña vigilia que comenzó a las cinco y media de la mañana, en la que no faltaron fotografías de la conocida como princesa del pueblo.

Lo que probablemente no se esperaba ninguno de los asistentes es que uno de los hijos de Diana acabaría uniéndoseles. El príncipe Guillermo sorprendió a todos los presentes cuando las puertas que separan la propiedad de los jardines públicos se abrieron alrededor de las siete de la tarde y él apareció vestido de manera casual -sin chaqueta ni corbata- y rodeado de unos pocos escoltas.

Según el periódico Each day Mail, Guillermo pasó varios minutos charlando con los presentes y se aseguró de saludarles uno por uno estrechándoles la mano, además de agradecerles que siguieran manteniendo vivo el recuerdo de su madre después de tantos años.

El duque de Cambridge, que se marchó en cuanto su presencia comenzó a atraer a una pequeña multitud, también ofreció nueva información sobre la estatua de Diana que está previsto que se instale en el exterior del palacio asegurando que estaba casi lista, pero que quería cerciorarse de que le hiciera justicia antes de presentarla en público.



Supply hyperlink

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *