Detrás de la severidad de Lolita CortésLo que se esconde detrás de la severidad de Lolita Cortés


Sobre el escenario, es una de las figuras más respetadas de la comedia musical. Y en la pantalla chica, sorprendió a todos por la severidad de sus críticas. Pero pocos saben que detrás de esa mujer de apariencia dura, se esconde una persona con una vida difícil, lo cual la marcó para convertirla en lo que es ahora: Lolita Cortés.

Su vida private no está siempre en el candelero como la de otros famosos, pero este fin de semana sorprendió por una entrevista en la que contó sobre su relación amorosa con su hermanastro (padre de sus dos hijos), el bullying que le hacían los integrantes de Timbiriche y el abuso físico y sexual que sufrió como adolescente.

Esos difíciles momentos han sido como capas que estaban escondidas detrás de una artista que se caracteriza por la dureza de sus famosas críticas en La Academia contra concursantes y jueces.

Aún se recuerdan los enfrentamientos que tuvo con Ilse, integrante del grupo Flans, a quien le hizo la vida imposible mientras trabajaron evaluando las participaciones musicales presentadas durante el actuality present. Más tarde, ella misma reconoció que se trató de un montaje.

“Tuve una infancia represiva. Una infancia en la que no se te permitía hablar, no tenías la razón en nada ni se te pedía tu opinión, y period mentira cualquier cosa que dijeras. Yo tuve ese tipo de infancia”, confesó la cantante y actriz durante una entrevista con Gustavo Adolfo Infante.

Sin embargo, nunca especificó quién fue el responsable de esta educación y abusos. Solo dijo que period alguien de la familia. “El abuso que vivimos de muchas formas fue por parte de un monstruo en toda la extensión de la palabra, que dejaba de ver lo que tenía enfrente y se transformaba en algo irreconocible”, comentó.

También te puede interesar: Madre de Lola Cortés contradice declaraciones de su hija: no cree que fue violada

“Te pateaban, te golpeaban las manos, algunas cosas sexuales, sin que mi madre lo supiera. Y a los 12 años dije ‘Hasta aquí’, y otra vez a los 16 años tuve que decir ‘Para ya’. Tienes que crecer”, relató.

Años después de platicarlo con su madre, tanto Lola como su hermana Laura callaron lo ocurrido. Pero en 2018, siendo juez en el programa ‘Mira quien baila’, la actriz se abrió de capa y también aprovechó para aclarar que el abuso no fue por parte de su padre.

De sufrir bullying a hacerlo

De padre actor y madre cantante, Lolita Cortés tenía ‘la mesa puesta’ para dedicar su vida profesional a los escenarios. Y a los ocho años, debutó en el teatro musical con ‘Anita, la huerfanita’, gracias a Alma Muriel, madrastra de Lola, quien se enteró de las audiciones.

Su carrera continuó en el teatro musical con otros personajes. Entonces, en 1984, tuvo la oportunidad de participar en ‘Vaselina’, protagonizada por el grupo del momento: Timbiriche.

También te puede interesar: Lo bueno, lo malo y lo pésimo del regreso de ‘La Academia’

Aunque la thought de compartir escenario con los integrantes del famoso grupo sonaba como el sueño de cualquier adolescente, Lola reconoce que lo pasó francamente mal.

De hecho, en algún momento pidió a su madre que la sacara del camerino que compartía con las integrantes de la agrupación, particularmente con Paulina Rubio y Alix, pues solían ser groseras con ella. “Yo me daba cuenta de que las niñas la empujaban en el escenario, y le rompían las crinolinas y el vestido”, reconoció la mujer.

Curiosamente, después de ser víctima de bullying, años más tarde le tocó a ella misma ser la victimaria. Fue delante de las cámaras y en televisión nacional.

En 2005, Cortés repitió como juez de La Academia, ahora para su cuarta generación. A sus filas se sumó Ilse, integrante del grupo Flans, con quien se desató una ola de enfrentamientos que fueron subiendo de nivel domingo a domingo.

Más tarde, la propia Lolita reconoció que todo se trató de un montaje orquestado por la producción, donde a través del apuntador le pedían contrarrestar las críticas de Ilse, bajo la orden literal de “Acábala”. En este video cuenta los detalles.

El romance con su hermanastro

Otro de los momentos que puso a Lola Cortés en el ojo del huracán fue cuando se dio a conocer quién period el padre de sus dos hijos. Y resultó ser su hermanastro, hijo de Alma Muriel.

La actriz tenía 20 años cuando hizo una gira con la obra ‘Qué plantón’. En Monterrey, se reencontró con Sergio, su hermanastro, quien fue su compañero de juegos de la infancia y de quien se alejó por varios años luego de que su padre y Alma Muriel se separaron.

Al regresar a la Ciudad de México, Sergio la alcanzó y ahí comenzó un romance. Se mudó a casa de ella, vivieron juntos 10 años y tuvieron dos hijos, que son conocidos en el medio como ‘Balón’ y ‘Pelota’ y quienes también ya han comenzado a probar suerte en el teatro.

Su salud ha sido otro de sus problemas. A lo largo de su vida, Lolita Cortés ha sido intervenida quirúrgicamente en varias ocasiones. Tiene una placa de titanio y tornillos en las cervicales, la han operado tres veces de las rodillas, tiene otras dos cirugías en el hombro, y se le han desgarrado músculos y fracturado el fémur.

Lolia Cortés ha sido un ejemplo de disciplina en el escenario. Pero cuando las luces se apagan, queda la mujer que ha sufrido abusos, exigencias y señalamientos. Con la edad que tiene, su salud empieza a mostrar los estragos. Pero ella misma reconoce que son las consecuencias de un cuerpo dedicado a los escenarios desde los seis años. “Ya estoy por cumplir 50, pero quiero seguir dentro de la comedia musical”.

@braham_MV



Supply hyperlink

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *