Kirsten Dunst lleva toda su vida sintiéndose infravalorada por Hollywood


La conocimos cuando tenía 11 años como la vampiresa hambrienta de rizos perfectos en Entrevista con el vampiro (1994), y desde entonces Kirsten Dunst se asentó en nuestras carteleras rellenando una filmografía plagada de momentos inolvidables. Sin embargo, y a pesar de contar con una carrera que ya suma las tres décadas, la actriz siempre se sintió invisible en Hollywood.

Kirsten acaba de recibir el primer gran reconocimiento de su carrera con una baldosa en el Paseo de la Fama en Hollywood, un premio que celebró entre lágrimas y junto a su pareja y padre de su hijo, el también actor Jesse Plemons.

Kirsten Dunst recibiendo su estrella en el Paseo de la Fama (Agencia: Reuters; Autor; MArio Anzuoni; Copyrigth: GTRES)

Pero antes, la actriz se sinceró en una entrevista con Sirius XM en su programa In Depth with Larry Flick, hablando del gran agujero de su carrera del que probablemente pocos se habrán percatado: la industria nunca reconoció su trabajo. No tiene ningún premio de una academia de cine o televisión.

¿Cómo es posible? Seguramente te preguntes también. ¿Ni por Fargo? No. ¿Ni por Las vírgenes suicidas? No. ¿Ni por Melancolía? No.

En dicha entrevista, Kirsten admitió sentirse excluida de la misma industria a la que pertenece al decir que se siente desesperanzada cuando se trata de su lugar en Hollywood, y resentida con los críticos por cómo recibieron algunas de sus películas más queridas por el público en un principio.

“Es decepcionante. De todas las cosas que le gusta a la audiencia, ¿se acuerdan cuando todos destrozaron a Maria Antonieta?” recuerda en la entrevista sobre aquella segunda colaboración suya con Sofia Coppola que fue destrozada por los expertos durante su estreno en el Festival de Cannes. “Y ahora a todos les encanta. ¿Muérete bonita? Criticada. Y ahora todos la adoran” dijo, como efectivamente nosotros destacamos hace poco, hablando de cómo aquella comedia superó el paso del tiempo, siendo destrozada el año de su estreno, pero convirtiéndose en un éxito de culto con los años. “Es como si todos los trabajos que hago, a la gente le gusta mucho más tarde”.

Kirsten continuó destacando una realidad más grande que una casa, y es que la mala recepción inicial de sus películas hizo que nunca recibiera premios en su carrera.Nunca he sido nominada por nada en mi industria” asegura con rencor, “dos veces por un Globo de Oro cuando era pequeña y uno por Fargo. Siempre siento que quizás solo piensan que soy la chica de A por todas”.

Kirsten Dunst en A por todas (© 2000 – Universal Studios – All Rights Reserved)

“A veces me pregunto ¿qué hice mal? Soy muy relajada. Quizás no jugué el juego lo suficiente. No lo sé” concluye con cierta tristeza. “Hago todo lo que debería, no es que sea maleducada o no haga publicidad. Sé que todo lo que tienes al final del día es tu trabajo. Y es lo que a la gente [en la industria] realmente le importa. Soy lo suficientemente inteligente para saberlo y tener perspectiva. Pero a veces pienso que sería bonito ser reconocida por mis compañeros”.

Aquí puedes escuchar el extracto de la entrevista:

Y es que lo largo de su extensa filmografía solo fue nominada a un Globo de Oro a mejor actriz secundaria por Entrevista con el vampiro, que no ganó; y a un Globo de Oro y Emmy por su trabajo en la serie Fargo. Que tampoco ganó. Sus victorias suelen estar relacionadas con premios menores, de tipo marketing como son los MTV y los Teen Choice, y solo encontramos un galardón importante en 30 años: el de mejor actriz en el Festival de Cannes por Melancolía.

Kirsten comenzó a trabajar como actriz con apenas 6 años, incluso hay quien todavía la recuerda por su pequeño papel en La hoguera de las vanidades (1990), y después de darse su primer beso con Brad Pitt en la adaptacion de la novela de Anna Rice, interpretó con el talento de una novata varios éxitos como Mujercitas (1994), Jumanji (1995) y, por supuesto, cómo olvidar su potente madurez en Las vírgenes suicidas (1999).

Hizo televisión de niña y adulta, apareció en blockbusteres y se asentó en el cine independiente con la misma comodidad. Fue estrella de éxitos juveniles como A por todas (Triunfos robados, 2000) , y siempre será nuestra Mary Jane favorita, la más trágica de todas, gracias a la trilogía de Spider-Man de Sam Raimi (2002-2007).

Cómo olvidar su beso en Spider-Man (2002, Sony Pictures)

En los últimos años, Kirsten siguió sorprendiéndonos con su magnética presencia en pantalla como hizo en Midnight Special (2016), en La seducción (2017) y en el capítulo de Black Mirror, USS Callister (2017). Y por supuesto su papel de Peggy en Fargo, sencillamente sublime.

Actualmente ha vuelto a la televisión con On becoming a God in Central Florida, una serie cómica para Showtime de diez episodios que se estrenó en la cadena estadounidense el 16 de agosto. Interpreta a la protagonista, una empleada de un parque de atracciones acuático que escala posiciones en un círculo de millonarios a través de mentiras y estafas.

¿Por qué será que sus películas tardan en ser admiradas por el público y la crítica? Probablemente el haberse asentado en películas de menor presupuesto le pase factura a la hora del reconocimiento global, y quizás el haber tenido más éxito comercial en su juventud la haya encasillado en una era pasada. Pero, en mi opinión, Kirsten es de esas actriz con una madurez especial que traspasa la pantalla con una sola mirada. Su poder a la hora de transmitir dolor y melancolía la hacen única en la industria y es una pena que no se sienta reconocida como debería. Porque debería.

Para seguir leyendo:

Rebecca De Mornay, la villana de ‘La mano que mece la cuna’ que perdió su lugar en Hollywood al llegar a los 40

Kirsten Dunst todavía piensa que su beso con Brad Pitt fue “asqueroso”

Entrevista con el vampiro, la película que deprimió a Brad Pitt



Source link

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *