Lucrecia Martel no puede contener las lágrimas al homenajear a Pedro Almodóvar en el Festival de Venecia


Pedro Almodóvar enorgulleció a la industria del cine español el pasado jueves al recibir el León de Oro en honor a su trayectoria en el Festival de Venecia, cobrándose la cuota pendiente que tenía la Mostra con él desde que comenzara a participar internacionalmente en 1983 con Entre tinieblas.

Pedro Almodóvar recibe el León de Oro honorífico en Venecia (Agencia : Reuters; Autor: Manuel Silvestri; Copyrigth: GTRES)

El cineasta manchego, que está a punto de cumplir 70 años, fue ovacionado de pie en una emotiva ceremonia que tuvo entre sus presentadores a una emocionada Lucrecia Martel, la directora argentina y presidenta del jurado, que no pudo contener la emoción escondiendo las lágrimas detrás de sus gafas oscuras.

Puedes ver su discurso en este vídeo oficial de la ceremonia a partir del minuto 08:30, en donde Lucrecia advierte que está nerviosa y a punto de llorar. Su discurso es un resumen poético y maravilloso del cine de Pedro y su influencia en ella, las mujeres y el cine en general. Su voz comienza a temblar en cuestión de segundos, viéndose obligada a detenerse tras el primer minuto tras definirlo como “el más fuerte de los niños” por “superar las miradas de incomprensión” en su niñez.

Es precioso, no tiene desperdicio. Mira:

El discurso dura casi siete minutos, y cada ciertos momentos, Martel hace varias pausas por culpa de la emoción que se apodera de ella, bajo la atenta mirada cariñosa de Pedro.

Cabe destacar que la relación entre Pedro Almodóvar y Lucrecia Martel es estrecha, ya que el director la descubrió con La Ciénaga y produjo sus tres películas posteriores. Por eso, a pocos les extrañó que durante el profundo discurso, la argentina se emocionara tanto, asegurando que las invenciones del cineasta forman parte de la memoria de la humanidad.

Uno de los momentos más emotivos del discurso se produjo cuando abordó la importancia del cine almodovariano para las minorías: “Mucho antes de que las mujeres, los homosexuales, las trans nos hartáramos en masa del miserable lugar que teníamos en la historia, Pedro ya nos había hecho heroínas, ya había reivindicado el derecho a inventarnos a nosotras mismas”, pronunció antes de ser cortada por los aplausos tras verse superada por la emoción.

La directora combatió las lágrimas como buenamente pudo durante el texto que fue escuchado in situ por el autor de La piel que habito y Todo sobre mi madre quien no dudó en darle la réplica minutos más tarde. Y es que el cineasta, que también ha sido ovacionado por su último trabajo Dolor y gloria, agradeció a Martel sus palabras espetando primeramente “Lucrecia, anulas el discurso que tenía escrito”.

Tras Entre tinieblas, el director de cine español regresó a la Mostra con Mujeres al borde de un ataque de nervios que precisamente ha sido la película elegida para rendirle tributo en esta deuda pendiente que tenía el festival.

Nunca he pretendido cambiar el mundo, nunca he sido tan pretencioso pero sí he tratado de explicar el mío. El pequeño mundo en el que he vivido y lo he hecho siempre con absoluta libertad, independencia e inocencia. En mi mundo las personas sufren pero también gozan sin prejuicios. Son apasionadas, diversas, defectuosas y generosas, con enorme capacidad para sobrevivir pero frágiles y vulnerables. Y todas ellas gozan de una gran autonomía moral. Como artífice de sus historias era lo mínimo que podía regalarles, la misma libertad que yo he disfrutado”, destacó Pedro Almodóvar ante la atenta mirada de Lucrecia Martel.

Para seguir leyendo:

Crítica: Dolor y gloria, la película que me ha hecho entender (y amar) a Pedro Almodóvar

Dolor y Gloria, la película que nos adentra a los rincones más personales de Pedro Almodóvar



Source link

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *